Compartir

Un recluso perdió la vida esta tarde en la cárcel municipal de Mérida, durante sus últimos minutos de condena.
Según comunicó la corporación, Adolfo C. M., de 29 años de edad, murió en una de las celda al sufrir un infarto fulminante.
El ahora occiso fue detenido ayer a las 3:50 horas en la calle 47 por 62 y 64 del centro. Había cometido disturbios en la vía pública bajo los influjos del alcohol.
A las 3:50 de esta tarde Adolfo sería liberado, por lo que sus custodios le fueron a notificar 20 minutos antes de la hora.
Los agentes lo encontraron aparentemente dormido y no reaccionaba, por lo que se alertó al médico en turno y a paramédicos municipales.
Le aplicaron técnicas de resucitación pero no lograron reanimarlo, confirmando su muerte y la causa de ésta.
La corporación municipal notificó al Servicio Médico Forense de la Fiscalía General del Estado para el levantamiento del cuerpo.