Compartir



A las 12 de la noche una camioneta cayó desde el punto más alto del puente de la carretera Chetumal-Mérida, con entronque a la salida a Cancún.
El vehículo quedó completamente destruido: se le desprendieron dos llantas, se le cayó la puerta trasera de la caja y la fascia, el parabrisas quedó hecho pedazos y el techo se aplastó, entre otros golpes.



A pesar del fuerte impacto que se llevó la camioneta al caer de una altura de casi 10 metros, la conductora salió caminando por su propio pie, sin un rasguño ni golpe, por lo que se negó a ser trasladada a un hospital.
La conductora fue identificada como Mildred May Chi, quien se mostró más preocupada de que su novio, que acudió al lugar a socorrerla, no le avisara a sus padres que por su estado de salud.
Se consideró que la adrenalina evitó que ella sintiera algún dolor, pero insistió a los paramédicos para que no la lleven a un nosocomio.

Se averiguó que Mildred no tenía aliento alcohólico ni circulaba a exceso de velocidad. Sin embargo su novio, Alberto Martínez Argaez, explicó que la mujer había viajado a Ticul para hacer unas tareas escolares, por lo que el sueño habría sido lo que ocasionó el accidente.
May Chi se encontraba de regresó a Mérida a media noche, en un viaje que dura alrededor de una hora, pero para su mala suerte dormitó justo en el punto más alto del puente donde se encuentra instalado el retén de policías para la entrada Mérida-Cancún.


La camioneta Doge Dakota, de color rojo y con placas YP-1294-B, aparentemente es propiedad de sus papás, por lo que la chica despreocupó se atención médica y centró su atención en convencer a su pareja de que no le llame a sus padres.
Fueron los efectivos que se encuentran haciendo revisiones en esa zona los que se acercaron a ayudar a la conductora, cerraron la circulación y solicitaron una ambulancia.